Crear en colectivo. Una experiencia transfronteriza

Alba Rosa, actriz y compañera de el timbal, comparte con todos nosotros su experiencia reciente en el sud de Francia con su compañía Sargantana Teatre.

CREAR EN COLECTIVO. UNA EXPERIENCIA TRANSFRONTERIZA

Hace pocas semanas tuve la oportunidad de formar parte de un proceso de creación en colectivo transfronterizo. La compañía de la que formo parte, la Compañía Sargantana, fue invitada a impartir un workshop de investigación y creación teatral dentro del marco del Festival Visavis de Cabestany (Perpignan), que pretende hermanar las culturas catalana y francesa en el sur de Francia.

Así, trasladamos el trabajo de investigación que hacemos habitualmente en Barcelona, ​​y que trabajamos en el marco de “La Cocina“, a las tierras franco-catalanas. ¿El objetivo? Enseñar a un grupo de actores y actrices de Francia, Cuba, México, Hungría…, las herramientas que utilizamos en nuestro entrenamiento actoral y que son la base de nuestro trabajo, a fin de crear, entre todos, una pieza teatral en torno a un tema en concreto. Y todo esto en sólo siete días. Siete días para hacer crecer imágenes nacidas de un trabajo conjunto de exploración, escucha y sensibilidad llevado a cabo en diferentes niveles. Una búsqueda que no tiene ninguna norma, tan sólo abandonarte a la sinceridad más absoluta y querer llegar al público desde las entrañas. Perder el miedo y seguir el instinto es, la mayoría de veces, la actitud clave para poder enfrentarte a un proceso creativo.

Y nunca sabes qué te espera.

NOSOTROS ÍBAMOS A IMPARTIR UN WORKSHOP, PERO…

Crear en col·lectiu. Una experiència transfronterera

Laboratori Transfronterer. Cabestany (Perpignan). Octubre 2016

Cuando te encuentras por primera vez con el grupo de trabajo, no sabes cómo serán, ni quiénes serán, ni cómo te adaptarás. Eres consciente de que cada grupo es un mundo, donde cada componente es un elemento imprescindible que será decisivo para su funcionamiento. Cada uno de ellos -de nosotros- aporta un “no se qué” especial que determina las dinámicas que tendrá ese grupo. Y en poco tiempo aprendes a convivir con ella. Captas la sensibilidad de unos, los bloqueos de otros, los registros de cada uno de ellos. Redescubre tus compañeros habituales de trabajo, lo que es fantástico. Te encuentras a ti mismo -y también vuelves a perderte, es inevitable. Y de golpe, conectas con alguien. Como un hilo que une las vísceras de uno y del otro. Te comunicas con la piel, con la mirada, y tienes suficiente. No sabes nada de esa persona más allá de las cuatro paredes donde trabaja. Pero existís en cada movimiento y en cada propuesta.

Crear en col·lectiu. Una experiència transfronterera

Alba Rosa. Festival Visavis. Cabestany (Perpignan) Octubre 2016

El intercambio que existe cuando trabajas ocho horas al día durante tantos días seguidos es increíble. Nosotros íbamos a impartir un workshop, pero finalmente te das cuenta de que has aprendido tanto o más que el resto. No fue, en absoluto, un proceso unidireccional. Cuando rompes la rutina y sacas el hábito de contexto, siempre hay ese momento de ver claro. Entiendes mejor el trabajo y te atreves a cambiar tus movimientos, los que tienes tan integrados. Aunque sea de una manera casi imperceptible. El trabajo del actor es un camino que no se acaba nunca, es inagotable. Siempre hay momentos complicados, no se puede evitar. Aparece la frustración, te obsesiones con lo que no eres o con lo que no tienes. Pero cuando abres la mirada y a la vez estás dispuesto a ser generoso, conectas con una parte de ti que a menudo no somos ni conscientes de que existe. Y a veces también, de vez en cuando, como en los otros se despierta algo que los remueve.

Son siete días donde entras de lleno en la materia. Por momentos bailas, te encuentras entre tu yo interno y externo, en ese espacio a medio camino entre los dos,  donde eres hiperconsciente de lo que te rodea y de lo que te circula por dentro. Por momentos un gemido rompe el silencio. Por momentos cierras los ojos y te pierdes, del todo. Te quedas al margen y ves como los otros juegan. Escribes y borras. Te alienas. Hay cosas que quizás no entiendes del todo, pero sigues haciendo. Sabes que vas hacia algún lugar, a pesar de todo. Te ensucias hasta que no queda una parte de ti libre de barro. Te expandes.

Nunca sabes que te espera. Y sólo por eso ya merece la pena arriesgar.

Alba Rosa

Fotografías de Gábor Botond Barna

Enlaces:

Cia Sargantana: http://www.ciasargantana.cat/

La cuina: http://www.lavilella.com/la-cuina/

Festival Visavis: https://www.facebook.com/pg/companyiasargantana/photos/?tab=album&album_id=1167055649997859