El teatro, trabajar por amor al arte

El Teatro, trabajar por amor al arteEsta semana hemos querido compartir con vosotros la reflexión que Magda Puig hacia en la sección «Entre todos» para  El Periódico de Cataluña sobre el teatro, y la actitud de «trabajar por amor al arte».

Jueves. Barcelona. En un teatro pequeño, un equipo formado por tres actores, un técnico de luces, otro  de sonido, otro audiovisual, una productora, un director y los responsables del teatro está preparado para la función. Todos son profesionales. Pero hoy al teatro solo van tres personas. ¿Suspenden?  No. El equipo se prepara para representar la función para las tres personas que  han decidido ir al teatro. Al terminar, el director, con los ojos enrojecidos, da las gracias al equipo y dice: «No nos podemos rendir, chicos, no nos podemos rendir nunca».

El Teatro, trabajar por amor al arteEsto ocurría esta semana aquí, en Barcelona. Y da que pensar. Una generación, la nuestra, que llega al mercado laboral cuando todo es complicado, pero que aun así no se rinde; una generación que ya no espera a que suene el teléfono, que se une para crear proyectos, que se busca la vida para hacer del teatro su profesión; que no para. Y así las carteleras pueden seguir ofreciendo espectáculos, se abren nuevos espacios, surgen otras maneras de representar.

Pones la televisión y ves corbatas y americanas que hablan de la cultura y su importancia, de los estrenos y las subvenciones… «Un país sin cultura es un país sin futuro», dicen. Lo que no dicen es que la mayoría de estos profesionales del teatro están trabajando sin cobrar o incluso invirtiendo lo poco que tienen. Cuando explicas que te dedicas al teatro y que este mes de funciones miércoles a domingo quizá cobrarás 100 euros, las caras cambian. «Pero entonces no es un trabajo. Eso sí, tenéis la suerte de hacer lo que os gusta», dicen. Sí, como todas las personas que trabajan en lo que les gusta. Porque este también es un oficio. Un oficio en el que mucha gente trabaja sin cobrar. Y toda esta gente que está dando su tiempo, su esfuerzo y sus ideas, son los que hacen posible que haya esta vida teatral. ¿Qué pasaría si toda esta gente un día decidiera no trabajar si no tiene un sueldo digno? Quizá no solo las butacas estarían vacías.

El Teatro, trabajar por amor al arte

El Periódico de Cataluña, Domingo, 26 de enero del 2014 Magda Puig (Barcelona)